IMPLANTES DENTALES

Los implantes dentales son raíces artificiales que se colocan (implantan) en el hueso mandibular o maxilar, creando una base sólida sobre la que se pueden efectuar tanto restauraciones de dientes individuales, como prótesis parciales o totales, y funcionan exactamente igual que nuestros dientes naturales.

Los implantes dentales nos permitirán masticar con total comodidad, sonreír y hablar con la misma seguridad que con nuestros propios dientes.

Mucha gente que ha perdido dientes encuentra difícil poder duplicar la función y estética con prótesis removibles. Hoy en día los implantes dentales vienen a ofrecer una solución que se acerca más a volver a tener dientes naturales. Ya sea que usted tenga dentaduras totales o puentes parciales, los implantes dentales pueden ser una opción y cambio favorable del estado general de su boca.

Los implantes dentales se pueden utilizar en la amplia mayoría de los pacientes. Es necesario realizar un estudio minucioso del paciente, mediante historia clínica detallada, exploración física y pruebas radiológicas complementarias, con el objetivo final de conseguir la satisfacción funcional y estética del paciente.

Las ventajas de los implantes dentales, frente a otro tipo de tratamientos, son múltiples: estética, comodidad, durabilidad, salud e higiene.

 

 

CIRUGÍA ORAL

La cirugía bucal (u oral) es la parte de la especialidad que se dedica al diagnóstico y del tratamiento quirúrgico y coadyuvante de las enfermedades, traumatismos y defectos de los maxilares y regiones adyacentes.

Trata multitud de afecciones dentro de la boca y los dientes, desde la extracción de las muelas del juicio hasta la resección de frenillos (labial o lingual), muy común en los niños.

El cirujano bucal es el especialista universalmente reconocido como aquel que presenta los conocimientos teóricos y la habilidad quirúrgica óptima para llevar a cabo este tipo de intervenciones. Y podríamos definir la cavidad oral como su medio de trabajo más familiar y que domina a la perfección.

Cirugía de cordales o muelas del juicio

La aparición de los cordales, comúnmente llamados muelas del juicio, puede traernos problemas secundarios, por lo que extraerlos a tiempo acostumbra a ser la mejor opción. En ocasiones, los cordales no erupcionan, quedan incluidos y pueden formar un quiste maxilar, por lo que se recomiendan los controles con el especialista.

¿Cuándo es necesaria?

Concurren muchas indicaciones para llevar a cabo la extracción de cordales, o muelas del juicio, entre las que destacan la falta de espacio en la mandíbula para una correcta erupción.

Otras indicaciones son la orientación anómala de los cordales o muelas del juicio que puede producir daños en las piezas vecinas o apiñamientos dentarios.

La aparición de las muelas del juicio también puede causar problemas de inflamación en la encía debido a una erupción incompleta de los cordales, que puede provocar una infección crónica en la encía circundante.

Extracciones dentarias complejas

En ocasiones, una extracción dentaria puede ser compleja y dificultosa desde el punto de vista quirúrgico por lo que es necesaria la experiencia de un especialista en Cirugía bucal. En Clínica Dental Test ponemos a su disposición un equipo de profesionales con una amplia trayectoria en el ámbito de la Cirugía Oral y Maxilofacial para dar respuesta a todo tipo de patologías bucales.

¿Cuándo es necesaria?

Podemos incluir aquellas piezas dentarias que están totalmente destruidas y solo queda la raíz incluida dentro del hueso, pacientes con enfermedades sistémicas importantes, trastornos de la coagulación de la sangre, pacientes que han recibido radioterapia, etc.

En tal caso, el cirujano bucal proporciona la habilidad técnica y quirúrgica para solucionar el problema

Mucosa Oral

Las lesiones o úlceras, traumatismos, o alteraciones congénitas como los frenillos que pueden aparecer en la mucosa oral requieren la valoración por parte de un cirujano bucal. La cirugía de tejidos blandos de la mucosa oral suele ser de corta duración, bajo anestesia local o sedación. Se recomienda la visita al cirujano bucal cuando una lesión aparezca. El diagnóstico temprano es esencial para una rápida curación.

Extracción de quistes y tumores benignos

Los quistes situados en el interior de los huesos maxilares o de la mandíbula de causas benignas son relativamente frecuentes y los podemos solucionar fácilmente.

¿Qué provoca los quistes?

Los quistes pueden provenir de infecciones latentes de dientes en mal estado, de dientes que han quedado retenidos en el hueso o de estructuras embrionarias que han quedado dentro de los huesos. Generalmente se manifiestan con tumoración, sobreinfección o fractura patológica y la mayoría de ellos suelen ser hallazgos casuales que se observan tras la realización de una radiografía, por lo que se recomiendan controles periódicos con el especialista.

En cualquiera de los casos, la intervención quirúrgica para la extracción del proceso asegura una curación de forma definitiva. Siempre debe realizarse la biopsia del tejido para corroborar la sospecha diagnóstica y para estudiar si es preciso algún otro tratamiento complementario.

¿Qué tipo de tumores puede haber en la boca?

Los tumores benignos también pueden producirse dentro de la cavidad oral de forma que podemos encontrar lipomas, fibromas o angiomas.

El diagnóstico de estos procesos implica realizar pruebas de imagen y, en algunas ocasiones, exéresis-biopsia de la lesión para que un anatomo-patólogo confirme la tipificación y benignidad del proceso.

 

 

TRATAMIENTO DE LAS ENCÍAS - PERIODONCIA

 

 

Unas encías sanas determinan que los dientes estén bien sujetos y firmes para poder cumplir su función.

La enfermedad que afecta a las encías se determina enfermedad periodontal (o piorrea) y consta de 2 etapas:

GINGIVITIS

Aparece una inflamación, enrojecimiento y sangrado espontáneo de las encías, provocado por la acumulación de placa bacteriana, que produce toxinas que irritan el tejido gingival. También se puede acompañar de halitosis o mal sabor de boca.

El hueso y el tejido conectivo que sostiene los dientes aún no ha sido dañado. Es el momento de consultar a su dentista y solucionar el problema.

PERIODONTITIS

Se forman unas bolsas debajo del borde de las encías donde se acumula la placa bacteriana. El hueso se reabsorbe y las fibras que sostienen a los dientes se dañan. Si se abandona y no se cuida la periodontitis avanza, comienza la movilidad dental y puede llegar a perder sus dientes.

La salud de sus encías esta relacionada con su bienestar y salud general.

La existencia de infecciones periodontales se relaciona con un mayor riesgo de sufrir enfermedades cerebrovasculares y cardiovasculares, especialmente infarto de miocardio, problemas respiratorios, diabetes, complicaciones en el nacimiento (bebés prematuros y bajos de peso).

 

PRÓTESIS FIJA Y REMOVIBLE

 

La falta de piezas dentales o problemas en la dentadura que requieren sustitución de las mismas pueden ser resueltos eficazmente gracias a las prótesis dentales. Da resultados estéticamente perfectos y con las mismas funciones que las piezas nos permiten hacer que tu sonrisa recupere su salud y su belleza.Las prótesis dentales son tratamientos rehabilitadores que permiten la reposición de los dientes y molares.

  • Prótesis dentales fijas
  • Prótesis dentales removibles
  • Prótesis dentales sobre implantes dentales

Los últimos avances técnicos en materiales permiten además fabricar prótesis dentales  muy finas y resistentes, antialérgicas y bastante elásticas, proporcionando condiciones muy óptimas de adaptación, comodidad y estética dental.

Prótesis Dentales Fijas

Las prótesis dentales fijas son aquellas que como su nombre indica, no pueden ser retiradas por el paciente, estando adheridas y soportadas por pilares como los propios dientes, o los implantes dentales. En el mercado existen diferentes tipos de prótesis dentales fijas entre las que podemos destacar carillas, coronas, y puentes. Las prótesis dentales fijas cuentan con grandes ventajas como la funcionalidad y la comodidad de tus dientes naturales.

Prótesis Dentales sobre Implantes Dentales

Existen dos tipos de prótesis dentales sobre implantes dentales:

  • Prótesis dentales fijas sobre implantes dentales. Con este tipo de prótesis dentales se reponen los dientes ausentes y se atornillan o cementan directamente sobre los implantes dentales.
  • Prótesis removible sobre implantes dentales. Los dientes ausentes se reponen con unas prótesis dentales que se sujetan firmemente a los maxilares mediante implantes dentales, y se retiran de la boca para su higiene y mantenimiento por el propio paciente.

 

ESTÉTICA DENTAL

 

La estética dental u odontología estética aborda problemas relacionados con la salud bucal y la armonía estética de la boca en su totalidad: cambios de coloración o dientes pigmentados o manchados (ya sea por medicamentos o bien diferentes infusiones como el café, té, o mate, y sustancias como el cigarrillo), fracturas dentarias, asimetrias, etc. Comprende aquellos tratamientos que tienen por objeto el embellecimiento de la sonrisa: blanqueamientos dentales, prótesis estéticas y ortodoncia estética.

 

BLANQUEAMIENTO DENTAL

 

Para llevar a cabo un blanqueamiento dental se deben dar una serie de condiciones en el paciente:

  • Las superficies de los dientes deben estar limpias y sin placa bacteriana.
  • Se requiere una higiene dental muy cuidada.
  • Las encías deben estar sanas.
  • No debe haber presencia de caries, ni infección, ni obturaciones filtradas.

En determinadas situaciones no está indicado someterse a un tratamiento blanqueador:

  • Durante el embarazo y el periodo de lactancia.
  • Si los dientes presentan fisuras profundas.
  • En algunos dientes anteriores con prótesis fijas.
  • En dientes muy jóvenes.
  • En casos de hipersensibilidad dental.

La Odontología moderna pone a nuestro alcance distintas técnicas de blanqueamiento dental. Los actuales métodos de blanqueamiento dental son sencillos, no requieren muchas sesiones, no dañan dientes, respetan los tejidos y ofrecen resultados probados.

El tono de los dientes constituye una característica innata, ya que viene condicionada por la genética. Esta tonalidad depende del grosor y calidad del esmalte (que es casi transparente) y del color y calidad de la dentina de cada diente.

Es decir, que el color final de las piezas dentarias es la expresión de la calidad y tonalidad de las estructuras anatómicas que las constituyen.

Dichos elementos están integrados por unas sustancias cromóforas, que le dan al diente el color natural.

En el proceso de blanqueamiento los productos químicos actúan sobre los dobles enlaces de los cromóforos y los convierte en moléculas y partículas oxidadas con color menos intenso.

Existen una serie de factores que pueden alterar el color inicial con el que la naturaleza los ha dotado. Entre ellos, el paso de los años, que es un proceso fisiológico, pero también otros que podemos prevenir de forma sencilla.

La mala higiene bucal es una de las causas de aparición de manchas sobre el esmalte y del oscurecimiento de los dientes. Por ello es importante cepillarse los dientes tras cada comida y el uso de la seda dental.

Además debemos evitar el consumo excesivo de café, té, tabaco, vino tinto, chocolate y de bebidas gaseosas, sustancias que pueden oscurecer nuestros dientes. Algunos medicamentos que contienen tetraciclina, tienen entre sus efectos secundarios el de provocar tinciones dentales. También algunos complejos vitamínicos a base de hierro o el uso continuado de colutorios con alta concentración de clorhexidina pueden hacer que aparezcan manchas en los dientes. En ocasiones los dientes se oscurecen tras sufrir un traumatismo o después de la endodoncia.

Actualmente existe una amplia gama de productos que prometen dientes blancos y brillantes. Sin embargo, el uso inapropiado de dichos productos, que son dispensados sin receta médica, puede lesionar las encías, ya que con frecuencia son muy agresivos.

El blanqueamiento dental es un proceso clínico que trata de conseguir que se aclaren entre 2 y 3 tonos. Si una persona se blanquea demasiado los dientes puede sobrepasar el punto de saturación del color y su dentadura dejará de parecer natural.

Antes de someterse a un blanqueamiento el dentista realiza una historia clínica, un diagnóstico personalizado de cada paciente y se toman medidas de las arcadas del paciente.

 

ORTODONCIA

 

La ortodoncia tiene el objetivo de corregir la posición de los dientes, de los huesos de la boca, además de proporcionar salud, estética y belleza a la sonrisa.

En un tratamiento de Ortodoncia se emplean aparatos, que aplican una presión suave, pero constante sobre los dientes y el hueso que los rodea, dando como resultado un efecto corrector progresivo.

Al alinear los dientes resulta más fácil mantenerlos limpios, así disminuye el riesgo de sufrir caries, enfermedades de las encías y de sobrecargar los músculos de la masticación.

Los problemas más habituales son: apiñamiento, mordida cruzada, sobremordida, desviación de la línea media y mordida abierta para los cuales existen varios tipos de aparatos de Ortodoncia.

Será su dentista quien, tras estudiar su caso con radiografías, fotografías, modelos de estudio y mediciones específicas, realice un diagnóstico y plan de tratamiento adecuado a las necesidades concretas de su boca.

 

ODONTOLOGÍA INFANTIL (ODONTOPEDIATRÍA)

 

En los niños se deben crear unos hábitos de higiene bucal y alimentación desde edad temprana, pues será una garantía de salud para el futuro.

Los hábitos para el cuidado de los dientes empiezan a desarrollarse cuando el bebé tiene 6 meses, abandona la lactancia y suele aparecer su primer diente.

Es importante limitar desde la infancia la alimentación con alto contenido en azúcares y crear unos buenos hábitos en el niño.

No se debe abusar de los zumos de frutas envasados, ricos en azúcares, ni mojar el chupete en productos con alto poder cariogénico (por ejemplo, la miel), ni acostumbrar al niño a mantener el biberón con líquidos dulces en la boca durante largo tiempo.

Estas costumbres pueden perjudicar seriamente la dentición temporal y provocar un alto índice de caries en los dientes de leche.

Desde que aparece el primer diente los padres deben limpiarlos tras la ingesta de alimentos con una gasa estéril empapada en suero fisiológico.

Cuando el niño tiene 2 años ya han erupcionado la mayoría de los dientes y puede comenzar a cepillarse con un cepillo infantil de cabezal pequeño, mango ancho, filamentos suaves y redondeados y con un diseño divertido. No conviene que use pasta dentífrica con flúor, porque hay riesgo de que la trague, por ello es preferible que humedezca el cepillo en agua o colutorio, o el uso de la pasta dental sin flúor hasta que aprenda a no tragársela.

Los dientes de leche se deben limpiar desde que aparecen. Aunque son temporales, sirven de referencia para los definitivos. También desempeñan un papel primordial en la masticación y en el aprendizaje del lenguaje, además de servir de guía a los futuros diente permanentes.

La pérdida de alguno antes de tiempo puede hacer que el resto se desplace y que los definitivos erupcionen mal alineados o con defectos en el esmalte.

El momento del cepillado del niño y de los padres debe convertirse en un juego tras cada comida. Así el niño se motiva y aprende cómo cepillarse correctamente. Los padres deben revisar y repasar el cepillado.

A partir de los 2 años es el momento para retirarle el chupete o abandonar el hábito de la succión de los dedos, si existiese. Pues pueden deformarle la posición de los dientes, el hueso de los maxilares, donde se alojan los dientes (provocando una mordida abierta).

También impiden que aprenda a posicionar la lengua correctamente al tragar (deglución atípica).

Se recomienda que se realice la primera visita al dentista cuando el niño ha cumplido los tres años, porque en ese momento ya ha salido la primera tanda de dientes. A partir de entonces deberá acudir cada seis meses o un año a una revisión. Hay que estar atentos y si se aprecia alguna anomalía, como manchas o puntos, acudir al dentista.

 

ATM Y BRUXISMO

 

El bruxismo es un hábito que incita a apretar o rechinar los dientes para descargar tensión de forma inconsciente, incluso mientras dormimos.

Si al despertarse nota cierto dolor en los músculos faciales o ligeras molestias en la cabeza y en el cuello puede que padezca bruxismo.

Se trata de un hábito inconsciente, que es difícil de controlar sin ayuda. Puede provocar daños importantes en nuestra dentadura: desgastes, dolor dental, destrucción del hueso, problemas de la articulación temporomandibular (artrosis), fracturas del esmalte, fisuras verticales y pérdida de piezas dentales. La articulación temporomandibular es la articulación que une la mandíbula con el cráneo. El problema se manifiesta con la aparición de chasquidos, dolor y, a veces, el bloqueo de la mandíbula.

¿Cómo detectar si padece bruxismo?

Acudiendo al dentista que examinará su articulación temporomandibular, el estado de sus músculos faciales y de las piezas dentales.

Todo apunta a que la causa principal del bruxismo es el estrés.

Se debe evitar el hábito de masticar chicle, pues empeora la situación.

Se puede aliviar con el uso de una férula relajante para dormir, que es un aparato removible de acrílico, que su dentista diseña a medida de los dientes superiores y se ajusta a una posición articular fisiológica. Los dientes opuestos golpean en el plástico creando una mordida muy confortable y atraumática.

De este modo los dientes quedan fijos y protegidos del roce de unos contra otros.

 

ODONTOLOGÍA RESTAURADORA

 

La Odontología General y restauradora consiste en diagnosticar los problemas relacionados con la salud y la función bucal, incluidos el tratamiento y la reparación de piezas dentales, encías y tejidos fracturados, infectados o dañados de alguna otra forma. En la Clínica Dental Test actuamos brindándoles una atención primaria a nuestros pacientes, verificamos sus necesidades de salud bucal y coordinamos con el paciente el tratamiento necesario.

 

ENDODONCIA

 

Es un tratamiento para extraer el nervio o pulpa dental. Se aplica cuando la pulpa está afectada de forma irreversible por caries profundas, traumatismos, dolor dental, cambios de color, flemón, grandes tallados o lesiones periodontales severas.

El dentista perfora la pieza afectada y retira la pulpa infectada. Después limpia, agranda y moldea los conductos de la raíz y, por último, los rellena con un material que impide la proliferación de gérmenes.

En varias sesiones se restaura el interior de la pieza dental. Se aconseja recubrirla con una corona, porque tras la endodoncia quedan más frágiles y se pueden fracturar con facilidad.

Puede aparecer alguna molestia transitoria al masticar durante unos días, debido a la irritación del tejido periodontal, que rodea a la raíz, en este caso, consulte a su dentista.